Pobre de mí

miércoles, 14 de julio de 2010

Esta noche a las 00:00h Pamplona entonará el Pobre de mí, acto que cada año pone punto y final a las fiestas de San Fermín.



No soy de Pamplona pero estas fiestas me hacen sentir un cosquilleo especial, quizá sea mi parte navarra... o que fui concebida por mis padres en unos Sanfermines. La cosa es que cada seis de julio, con el txupinazo, se me ponen los pelos de punta.

Desde que tengo uso de razón he visto los encierros cada mañana del 7 al 14 de julio. Cuando era niña, era una especie de ritual: a las ocho menos cinco mi padre nos despertaba a mi madre, a mi hermana y a mí con un “venga, arriba, que ya están en el primer cántico”. Con los ojos aún pegados, íbamos al salón, nos acurrucábamos en el sofá con una manta y disfrutábamos de la emoción del encierro. Después, mirábamos por la ventana (algo típico en el norte): “hace bueno, dormid un rato más y nos vamos a la playa”, decía mi madre. O “hoy no hay playa, hace mal tiempo”.

Mis primeros Sanfermines fueron a los diecisiete. Fui con mi prima y sus amigas a pasar una noche. Después, me eché un novio de Pamplona, volví a las fiestas y me enganché. A partir de ahí y exceptuando mi época de Madrid, he ido cada año... ya he perdido la cuenta de las veces que me he dejado caer por allí. He estado por el día, por la noche, he vivido las fiestas de diferentes maneras pero siempre, SIEMPRE, he disfrutado muchísimo.

Yo pienso que es algo que hay que vivir por lo menos una vez en la vida. Hay gente a la que no le gustan nada; otros, como yo, se enganchan. Es el mogollón, el descontrol, el todo vale, el buen rollo... es conocer gente de todo el mundo, ir con un grupo y acabar con otro, hablar con quien sea, bailar y cantar con todos, compartir bebida con desconocidos... Es la Fiesta con mayúsculas.

¿Y por qué cuento esto? Pues porque me da la gana y porque estas fechas siempre me ponen nostálgica, es como si me diera cuenta del paso del tiempo. Supongo que es algo parecido a lo que sienten los valencianos cuando ven arder las fallas... otro año que se va.

Me recuerdan a mi primer amor, a una historia que no pudo ser aunque lo intentamos, a algo que dolió mucho, a un fantasma que me persiguió durante mucho tiempo y me impidió ser completamente feliz con S.

Ahora, con otra ruptura importante a mis espaldas, me recuerdan también a S., a las veces que fuimos juntos, a cómo disfrutaba él, lo que le gustaba ir.

Me recuerdan que tengo cicatrices pero que he madurado, que he superado muchos sentimientos feos, que me he caído y me he levantado... Me recuerdan que he vivido.

Permitidme este momento tonto... será que estoy con la regla.


22 comentarios:

Nuria on 14 de julio de 2010, 8:51 dijo...

De momento tonto nada, es bonito cuando ante un hecho, en este caso, ante unas fiestas que forman parte de tu vida desde siempre, afloran esos sentimientos y recuerdas con nostalgia una época pasada de la que siempre se sacan lecciones.
Un beso.

Sandra on 14 de julio de 2010, 9:51 dijo...

Te lo permitimos :P

Suele pasar que en momentos que te gustan, llámese celebraciones, momentos importantes, acontecimientos, etc… te suele venir a la cabeza gente que ha pasado por tu vida y ya no está, gente a la que piensas que le encantaria estar viendo esto, y un montón de sencaciones mas.

Fijate que nunca he ido a los San Fermines, y puedo asegurarte al 100% que no iré nunca. Bueno un 99,9%, por eso del nunca digas de esta agua no beberé. Es que a mi los bullicios, las aglomeraciones, el desorden, la desorganización no me gustan nada!!, me agobio mucho. Y en San Fermines esto es el pan nuestro de cada dia, según me han dicho. A parte q tampoco lo veo por la tele, es que no me llama la atención, no he visto un encierro en mi vida!! :S

Bueno reina, un besete.

rubita on 14 de julio de 2010, 10:42 dijo...

vengo de casa de Sandra y he visto el titulo "pobre de mi" y me has echo recordar tambien muchos momentos.

Estuve el sabado, como otros muchos años, como todos los anteriores y los que quedan por venir.

Hay que vivirlo para saber lo que se siente, es algo indescriptible, algo que si no eres de aqui de Navarra o alrededores no entienden.

Como has dicho es como fallas para valencianos o la feria para los sevillanos, algo que los del norte lo respetamos pero no llega tanto.

Un besico y a esperar hasta otro 6 de julio para estar de nuevo en el ayuntamiento!!

Perla N. on 14 de julio de 2010, 11:46 dijo...

Nuria, la verdad es que en momentos como estos miras atrás y te das cuenta de lo rápido que pasa el tiempo... dices, “coño, me estoy haciendo mayor”. Lo bueno es que con la distancia somos capaces de analizar las cosas y aprender, que al final, es lo que cuenta.

Perla N. on 14 de julio de 2010, 11:47 dijo...

Exacta Sandra, son momentos en que las sensaciones están a flor de piel y te acuerdas de la gente que has dejado en el camino.

Te recomiendo que vayas algún año. Yo no soy de aglomeraciones, las odio, la única que me gusta es ésta. Qué digo me gusta... me apasiona. Porque aunque la imagen que nos venden los medios sea ésa, San Fermín es muchísimo más que beber.

Y lo de los encierros para mí es como un ritual, de hecho, estos días he dejado de ir al gimnasio para poder verlos.

Perla N. on 14 de julio de 2010, 11:48 dijo...

Bienvenida Rubita!

Creo que lo has explicado muy bien, quizá si no eres de la zona te cueste más entender la fiesta. Es lógico, cada uno siente lo suyo.

Para mí San Fermín es fascinante. Me encanta ver a familias enteras vestidas de blanco y con su pañuelico, la cara de los niños ante los gigantes y kilikis, la música y el bullicio a todas horas, la entrada de las peñas en la plaza, oír una Jota en la procesión (y eso que no soy creyente) y sobre todo, me alucina el buen rollo general. He ido muchísimas veces y nunca he visto una pelea.

Yo también estuve el sábado, de una forma muy distinta a otros años pero disfruté lo mismo. Vi la salida de las peñas y a punto estuve de agarrar del hombro a alguien y meterme en el mogollón.

Como dirán esta noche: ¡¡Ya falta menos para San Fermín 2011!!

Anita on 14 de julio de 2010, 12:21 dijo...

Es bonito echar la vista atrás y recordar estos momentos.

Yo estuve en San Fermín cuando tenía 9 años... y aluciné, mi recuerdo es: mucha gente, mucho ruido, mucha fiesta de mayores (así lo veía yo con 9 años)
Quiero volver para vivir todo eso que yo ví como de mayores y estoy segura que me gustará mucho jajaja

rubita on 14 de julio de 2010, 12:46 dijo...

te he dejado las llaves de mi casa, no creo correcto que yo pueda comertarte y tu no puedas pasar

Un besico

Regalp on 14 de julio de 2010, 13:00 dijo...

Pues yo nunca he estado y no sé si mi visión desde la lejanía es correcta, pero la verdad es que me gustaría. Me parece que más allá del desmadre y de las borracheras, lo que prima es el buen rollo y el sentimiento de la gente, sobre todo la autóctona.

Espero poder ir algún día.

Sobre los sentimientos, te entiendo perfectamente. En las fechas señaladas es cuando echas la vista atrás y recuerdas cómo viviste las cosas en el pasado. El futuro siempre está por escribir y seguro que es mejor que lo ya vivido.

Bicos

Rose on 14 de julio de 2010, 14:41 dijo...

Qué bonito Perla, como una fiesta remueve en tí recuerdos hasta la infancia, es precioso, no? A mi me lo parece, es bonito recordar, y saber que uno ha vivido, peor es pasar por la vida sin enterarse de nada. Enhorabuena por estar viva, por reir, por vivir, por llorar, por caerte por levantarte, por todo, al fin y al cabo eso es la vida. Un besito

MEL on 14 de julio de 2010, 15:06 dijo...

Estamos de acuerdísimo, te haces mayor...

San Fermín es eso, San Fermín, su mismo nombre lo dice todo...

Cariñamíademisamoresymisentrañasyviscerassangrientas, el tiempo pasa, y esas cicatrices que dices que tienes con un poco de rosa mosqueta desaparecen... bueno, el vino también hace lo suyo, eh?

Yo no he ido nunca a SanFer, never, veo los encierros cuando puedo y me gusta ver el ambiente, pero en la tele, me pasa lo mismo que a nomeacuerdoquien, esas aglomeraciones pueden conmigo, igual un año...

Y sí, estás tonta...

MEL on 14 de julio de 2010, 15:07 dijo...

Vale, nomeacuerdoquién es Sandra, perdoneusted!

Cruela on 14 de julio de 2010, 17:25 dijo...

Yo allí no me meto ODIO estar en el mogollón como concepto ni veo los encierros ni me gustan los petardos valencianos...
Pero si que estoy de acuerdo contigo en una cosa, las fiestas de mi pueblo siempre acababan con gustillo a final de verano (caen a finales de agosto) que nos dejaban chafados del to
pobres de nosotros
Besos

Ícaro on 14 de julio de 2010, 21:36 dijo...

Uhm... yo celebro mi aniversario el 07 de Julio (magic moment). Es una fiesta que no me gusta nada, pero la tengo asociada irremediablemente a un momento maravilloso.

Besos!

Perla N. on 15 de julio de 2010, 13:02 dijo...

Anita, te animo a que vayas, es una experiencia que hay que vivir. Si eres de fiestas populares creo que San Fermín te gustará. Mira, el año que viene podíamos hacer una quedada allí ;-)

Perla N. on 15 de julio de 2010, 13:02 dijo...

Rubita, gracias! Ahora entro a ver.

Perla N. on 15 de julio de 2010, 13:04 dijo...

Regalp, supongo que tu idea sobre Sanfermines está basada en lo que ves en la televisión. Es verdad que hay gente que va a agarrarse el pedo del siglo (sobre todo extranjeros)pero luego ves a familias con niños, gente mayor... todos con su ropa blanca y su pañuelico y te das cuenta del significado de la fiesta para los de aquí.

Y lo que tú dices, el buen rollo es general. En cualquier otro momento si en un bar alguien empuja a otra persona o le tira bebida por encima se armaría un lío. En San Fermín no pasa nada y es probable que esa gente acabe agarrada del hombro bailando. Es algo increíble.

No sé si el futuro será mejor o peor pero hay que ir a por él. Show must go on!

Perla N. on 15 de julio de 2010, 13:07 dijo...

Rose, gracias!

Sí, es bonito recordar lo que has pasado, lo bueno y lo malo. Al fin y al cabo eso es la vida, no? Reír, llorar, amar, sufrir... Es lo que da sentido a nuestra existencia. Pero siempre hay que tirar p’adelante, que, como dice Regalp, el futuro está por escribir.

Perla N. on 15 de julio de 2010, 13:09 dijo...

Mel de mis amores, yo estoy tonta, sí, pero tú ya estás senil... mira que olvidar lo que lees!

Le daremos al vino para difuminar las cicatrices porque no son muchas, no... pero son profundas las jodías.

El año que viene te vienes conmigo a San Fermín. Hay bailables para la tercera edad.

Perla N. on 15 de julio de 2010, 13:11 dijo...

Cruela, ¿Otra que no vendría? Y yo que te hacía la reina de la fiesta...

Las fiestas a finales de agosto son lo peor. Significan el final del verano, la vuelta a la rutina, la proximidad del otoño, de la oscuridad, del frío... Por lo menos después del Pobre de Mí, aún tenemos verano para rato (aunque, por desgracia, aquí en el norte no sea sinónimo de buen tiempo)

Perla N. on 15 de julio de 2010, 13:12 dijo...

Ícaro, mira, así nunca se te olvidará tu aniversario ;-)

Me alegro de que aunque no te gusten los Sanfermines, por lo menos los relaciones con algo bonito.

Bienvenido, por cierto.

MEL on 15 de julio de 2010, 13:38 dijo...

Bailables para la tercera edad? de verdad que me pondrían un pasodoble y a la orquesta txingurrín cantando? tía, si lo sé me voy este año, haber avisado!!!

Eres zorrísima, lo sabes, verdad? habló la niña... JA!

Este finde me voy a fiestas de Larra a casa de una amiga, voy a terminar con las reservas de kalimotxo de garrafón por si no hay un mañana, que decís que el futuro está por escribir, no? pues eso.

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada