Escucha a tu cuerpo

martes, 19 de octubre de 2010

El cuerpo humano es una máquina perfecta. Puede que suene a tópico pero es la realidad. Funcionamos como relojes suizos, con una precisión asombrosa, nos adaptamos a las circunstancias de una manera increíble, somos capaces de hacer frente cualquier desafío y tenemos, además, una resistencia infinita que va mucho más allá de lo que nosotros mismos creemos.

Vivimos el día a día a ritmo frenético: trabajamos fuera de casa, dentro, atendemos a nuestros hijos, hacemos deporte, sacamos tiempo para ver a las amigas, salimos, entramos, bebemos más de la cuenta, comemos peor de lo que deberíamos... y ahí está nuestro cuerpo, aguantando el tirón. Pero a veces se planta y dice “hasta aquí”.



Hace un par de semana mi maltrecho cuerpecito me dio un toque. Si hubiera podido hablar, habríamos tenido una conversación como ésta:

Eh, tía, ¿es que tú quieres acabar conmigo o qué? ¿Qué pasa, que no me escuchas?

Pero bueno, ¿me vienes con vagancias a estas alturas?

Vamos a ver, reina mora, que yo ya sabes que contigo al fin del mundo pero por lo menos respeta mis descansos y dame de comer lo que me merezco, no?

Ains, eres de un pesado... que para correr hay que estar ligero... que luego te/me pesa el culo

Vale, vale, haz lo que quieras pero me declaro oficialmente en huelga, que lo sepas, como los sindicatos, como los gabachos...

¡Serás cabrón! Que me quedan dos meses para la carrera...

Y, efectivamente, se plantó. Parecía que me hubieran chupado la sangre y la energía. Si hasta ÉL me decía “ay, me da una penita verte así... pareces un pajarillo”. Y, claro, tuve que ir al médico porque no carburaba. ¿El diagnóstico? Gastroenteritis y anemia (aunque ya sabéis que gracias a Internet padecí otro tipo de males) así que por narices tuve que parar. Me fui de vacaciones y me dediqué a descansar. Cero deporte y mucho cuidarme.

Mi maltrecho cuerpecito empezó a responder a los estímulos pero aún estábamos en negociaciones y no terminaba de abandonar la huelga. Así que cedí, le dí lo que quería: lentejas, pasta, hígado (puajjj), todo por que recuperara su actividad normal.

Volví a correr poco a poco, siempre esperando su reacción, atenta a sus señales. ¡¡Y respondió!! El domingo conseguí llegar a los quince kilómetros, liberé tantas endorfinas que desde el kilómetro diez iba sonriendo. La gente me miraba como si estuviera loca. Vale, vale, ya sé que para algunos de vosotros lo estoy. Según ÉL, aparte de locura es “cabezonería gipuzkoana”. Y navarra, añadiría yo, que es aún peor.

Pero bueno, que estoy contenta porque parece que mi cuerpo y yo hemos alcanzado un acuerdo. Yo le escucho y le cuido y él no me deja tirada a sólo un mes de la Behobia-San Sebastian.


P.D: Hoy es el Día Mundial del cáncer de mama. Este post va dedicado a todas las mujeres que se encuentran en plena batalla y a aquellas que ya la han ganado, porque ellas más que nadie conocen el significado de la palabra SUPERACIÓN.

27 comentarios:

ODRY on 19 de octubre de 2010, 18:06 dijo...

Mi niña, el cuerpo no es sólo un mecanismo casi perfecto, además es como un coche, si no tiene gasolina suficiente, no anda.

Cuídate preciosa un beso

Perla N. on 19 de octubre de 2010, 18:12 dijo...

Efectivamente, Odry, y yo me olvidé de ese pequeño detalle...

Pilar on 19 de octubre de 2010, 18:33 dijo...

Aunque a veces lo tratamos como si fuera cosa de segunda, postergándolo tras el elevado espíritu o la incomprobada alma, sin cuerpo no somos nada.
Es estupendo que te recuperes a tiempo.

Besos

Regalp on 19 de octubre de 2010, 18:59 dijo...

Hace ya un montón de meses que nos contabas tus aspiraciones de hacer esa carrera. Me alegro mucho de que sigas en tu empeño y no hayas decaído, dice mucho de ti.

Lo que sí debes de intentar es hablar más con tu cuerpo, que esa relación no empeore, ya son muchos años de conviencia y sería una pena que ahora tuviéseis una crisis de pareja (que tendríais que resolver en... el endocrino?)

ánimo Perliña, que ya tienes a tiro tu reto.

Biquiños

Cruela on 19 de octubre de 2010, 20:00 dijo...

Yo te admiro porque en tu caso hubiese aprovechado la anemia como excusa para no correr la maratón...
pero veo que consigues tu meta y dice mucho de tí
además en bien, vale yo te considero un poco chalada por pensar en correr una maratón pero quedará entre la dos
besos

QuietBrown on 19 de octubre de 2010, 21:00 dijo...

Sí, el cuerpo es listo... Yo me hago la sorda de maravilla, pero cuando me tiene que gritar, termino arrepintiéndome... Me deja mareada durante dos días. Ha pasado solamente un par de veces pero ha servido para darme cuenta de que: 1) no tengo ya 20 años y 2) mareada se pasa fatal el día...
¡Enhorabuena por esos kilómetros!

Ellyllon on 19 de octubre de 2010, 21:23 dijo...

Pos el mío (my body) va por libre, así que da igual que yo le diga: "eh! que estoy comiendo más sano! a ver si pierdes algún kilico por ahí!".
Pero nada.
Debe pensar que es el cuerpo de un oso (u osa) y que necesita todo ésto (estoy señalando mis 3 flotadores) para hivernar.

En fin, resignación.
Y tú, a cuidarte y dejar que te cuiden ji ji ji ji ji

Un besazo
Elly

Anita on 20 de octubre de 2010, 12:48 dijo...

Pasamos por alto los avisos del cuerpo hasta que el pobre tiene que darnos un sustito para que paremos de verdad...

Me alegro que se te haya pasado y que puedas seguir entrenando para esa maratón que tanto tiempo llevas preparando (Yo seguramente lo habría usado de escusa para dejarlo jejeje)

Un besito

Oly on 20 de octubre de 2010, 13:57 dijo...

Perlita, si es que te tienes que cuidar que tienes que llegar a la proxima quedada
No te excedas, haz caso a tu cuerpo y cuidate, y no es un consejo, ES UNA ORDEN

María on 20 de octubre de 2010, 14:06 dijo...

Yo a mi cuerpo le escucho alto y claro, pero no siempre le hago caso, la verdad... aunque cada vez más.

Con 20... comía hasta reventar
Con 30... me planto aunque me llame el plato a gritos, porque no puedo más.

Con 20... dormía 3 horas y listo
Con 30... renuncio a muchas cosas por dormir 5 horas como mínimo.

Con 20... tumbaba a copas a mi amigo S. (1.85, 90 kilos de peso)
Con 30... no le sigo el ritmo si entrenando.

Si es que la edad no perdona!!

Rose on 20 de octubre de 2010, 18:33 dijo...

Perla Reina, hay qeu escuchar, hay que escuchar que sino pasan estas cosas. Ahora a recuperarse y a ponerse buena del todo para la carrera y la vida, que hay que disfrutarla. Me uno a tu PDT, y va por todas ellas. Un beso

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:39 dijo...

Pilar, como el pobre cuerpo siempre nos responde nos olvidamos de cuidarlo un poco. Aunque hay otros que lo hacen en exceso, rayando incluso lo obsesivo, que no sé qué es peor. Si es que no tenemos término medio...

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:39 dijo...

Regalp, sí, la verdad es que llevamos muchos años juntos (serás capullo!) y nos pasa como a esas parejas viejas: dejamos de prestarnos atención.

En cuanto al empeño, hubo un momento en que estaba muy desanimada, no me encontraba bien y pensé que tendría que dejarlo para otro año. Menos mal que, como dicen los atletas, estoy “recuperando sensaciones”. Ya os contaré.

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:40 dijo...

Cruela, no me atribuyas méritos que no me corresponden, no voy a hacer una maratón sino una media maratón. Hay una pequeña diferencia de 21 kilómetros... aún no estoy tan chalada!! ;-P

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:41 dijo...

Quiet, yo creo que no le escucho porque soy muy alta ;-P

Lo del cuerpo es como las madres, que te decían las cosas una vez, dos, tres... a la cuarta te daban con la zapatilla.

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:42 dijo...

Elly, por lo que veo, tú y tu cuerpo tenéis una relación liberal, jajaja!!

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:43 dijo...

Anita, sí, menos mal que ya se me ha pasado. Como ya os conté, era uno de mis propósitos de Año Nuevo y me cabrearía muchísimo no poder hacerla.

Pero, sinceramente, estoy acojoná, es como un examen, que por un lado no quieres que llegue porque crees que no estás lo suficientemente preparada pero por otro estás deseando quitártelo de encima.

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:43 dijo...

Oly, corazón, de mí no os libráis ni con agua caliente.

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:44 dijo...

María, cierto, la edad no perdona, es una mierda pero es así. Y espérate que llegues a la edad de... bueno, otras que comentan por aquí.

Hace ya tiempo que tuve que cambiar los cubatas por las cervezas. Con lo que yo he sido... Ains.

Perla N. on 20 de octubre de 2010, 18:46 dijo...

Rose, estoy en ello. La verdad es que me encuentro mucho mejor, me van a tener que hacer control antidoping, jajaja.

Anónimo dijo...

eres una superwoman, y lo sabes!

MEL on 21 de octubre de 2010, 9:22 dijo...

Uy, pues el Sábado en vez de shusi le daremos al hígado y las vísceras, quieres? mira que me voy a sentar a tu lado y puedo ser como una madre de mala ostia contínua... con un buen vino, eso sí...

Cariña, tú puedes con eso y mucho más, como pases un poco más de tiempo en tierras BIZKAINAS (te mato, jajajajaja) te haces la maratón entera y aún te sobra, hombreeeee!

rubita on 21 de octubre de 2010, 12:33 dijo...

jejejeje, he leido los ultimos post, que no habia podido y desde luego me he reido bastante!!

Asi que te han quitado 10 o mas años de golpe??? jaja, y luego me quejo yo! El finde hasta se apostarion un cubata a ver quien acertaba mis años!! Muy fuerte!

Ahora eso si, lo del cuerpo es un show, conversacion incluida!!!! Hay que cuidarlo siempre, aunque normalmente nos damos cuenta solo cuando estamos malicos...

Un beso

Perla N. on 21 de octubre de 2010, 13:38 dijo...

Anónimo, hago lo que puedo, jeje!! (el Pharmaton también ayuda, que conste)

Perla N. on 21 de octubre de 2010, 13:40 dijo...

Mel, el vino tiene que ser buenísimo para la sangre... es del mismo color.

Vosotros cenad a la carta, yo me llevaré el tupper de mi madre con lentejas e hígado.

Perla N. on 21 de octubre de 2010, 13:42 dijo...

Rubita, ¿y alguien acertó tus años? Esa apuesta era un poco envenenada, en plan precio justo, si no llegas tienes opciones pero como te pases... jajaja.

Me alegro de haberte hecho reír.

Heike on 23 de octubre de 2010, 9:46 dijo...

Perla, guapa, que vayas a correr media maratón cuando yo quiero empezar a correr algunas carreritas de 5 km... maaaadre mía! me alegro de que te hayas recuperado y... bueno... a ver si nos cuidamos las dos un poquito más... que hay mucho por hacer!!!

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada