Cómo complicarse la vida durante tres fines de semana

martes, 26 de enero de 2010

La semana pasada tuve la brillante idea de pintar la oficina. Sí, lo sé, soy una inconsciente y asumo toda mi responsabilidad porque fui yo quien le calentó la cabeza a mi madre para darle al rodillo. Aclaro que estoy empleada en la empresa familiar, no os vayáis a pensar que mi Amá y yo nos dedicamos a ir pintando mis lugares de trabajo.

Os aseguro que no era una cuestión de capricho mío sino de auténtica necesidad. El local llevaba como unos veinte años sin haber sido tocado así que imaginaos… Las paredes estaban renegridas y amarillentas del paso del tiempo pero si hubiera sido por mi padre y su socio hubieran seguido así otros veinte años más. Menos mal que estoy yo, la mano femenina del negocio, y mi madre, que me sigue la corriente.

Con la energía a tope y muchas ganas, el sábado a las nueve de la mañana comenzamos. Mi madre, mi padre y yo, menuda cuadrilla. Lo que a simple vista eran cuatro paredes de nada que iban a estar listas en un ti-tá (ilusa de mí) se convirtieron en unas superficies cabronas que escupían la pintura. Tres capas, tres, tuvimos que dar para que quedara medio decente y después de más de ocho horas de trabajo el sábado y cuatro horas el domingo, SOLO hemos pintado la mitad de la oficina… Aunque os juro que ayer me dolía el cuerpo como si hubiera terminado la mismísima obra del Escorial.

Pero lo peor de todo no fue el trabajo físico, no. Lo peor fue ¡¡aguantar a mi padre!! No llevábamos ni media hora y ya estaba refunfuñando. “Esto es una mierda, se levanta toda la pintura… Esto es una mierda (otra vez)”. Y le tuve que amenazar: “Pues es la mierda que tenemos así que vamos a dejarlo lo mejor posible. Si vas a estar gruñendo, mejor vete a casa”. Como jefa de obra no tengo precio...

Constatamos que la pintura no es lo suyo. Lo de mi madre y lo mío tampoco pero allí estábamos las dos dándolo todo. Él, en cambio, ufff... “¿Has pintado ahí?” preguntaba mi madre. “Sí, sí, lo acabo de hacer” decía él. Mi madre y yo nos mirábamos y nos entendíamos… Claro que había pasado el rodillo pero casi sin pintura y sin apretar, o sea, como si nada. Menos mal que se fue antes y nosotras pudimos rematar la faena. Y entonces sí, aquello parecía pintado. Nos prohibió dar otra capa pero mi madre y yo le ignoramos y, aprovechando que el domingo por la mañana no se podía ni mover y tuvo que bajar a la oficina más tarde, ¡¡zas!! aplicamos la tercera.

Aún nos queda trabajo como para otros dos fines de semana porque ahora nos han dicho que hay que dar primero una base de la que se usa para quitar graffitis para que la pintura agarre bien. Mi madre ya está pensando en pintar el techo y todo, poseída por el efecto poyaque que tan bien describió María. Yo le he dicho que conmigo no cuente pero creo que me acabará liando y mi padre ha dicho que nanai. Bueno, exactamente ha dicho: “¡¡A tomar por culo!! ¡¡Se queda así!!”.

19 comentarios:

Ellyllon on 26 de enero de 2010, 20:39 dijo...

Hombre sabio tu padre jajajaajajajaja

¿El techo? Mujer, habría que pintarlo de blanco si está amarillento como estaban las paredes. No quedará bien dejarlo así, ¿no?. POr cierto, ¿de qué color habéis pintado las paredes?.

Desde luego tu madre y tú como pintoras no tenéis precio... cuando empezó a saltar la pintura deberíais haber parado de pintar, ¿no?.
Mira que veo el programa de "Reforma sorpresa" y parece ser que hay que tratar la pared que se desconcha antes de pintar...

En fin, que un mérito inigualable el de tu madre y el tuyo. Sobre todo por aguantar al jefe... jejejejejeje

Un besazo
Elly

María on 27 de enero de 2010, 9:04 dijo...

Cuidado con el poyaque que es peligrosísisisisismo!!!

Yo estoy empezando a pensar en vestir el armario por dentro para aprovechar y hacer un nuevo zapatero.

Eso sí, yo no cojo el rodillo ni muerta, que para eso hay profesionales!!!

BET on 27 de enero de 2010, 10:43 dijo...

jajajaj quien se aburre es por que quiere ... menudo palizón os habeis dado y tu padre me ha recordado al mio,jajaj ... que harían ellos sin las mujeres ?
está claro que les pasamos la mano por la cara en muchas cosas ...
y cuidadin con el efecto "poyaque" ya leí el post de María,jajaja

Besos !

Cruela on 27 de enero de 2010, 12:14 dijo...

A ver si esta vez me deja comentar... porque en el anterior post 3 veces lo intenté...

Ay la pintura... cómo lo odio... mi padre es como el tuyo, es intelectual y ODIO MANCHARSE con lo cual eso del bricolaje y pintura lo lleva fatal, eso sí nadie sabe explicar porqué pero le gusta mucho empapelar y de hecho empapeló la casa de muchos vecinos, pero como ahora el papel pintado apenas se lleva...
en diciembre pinté la habitación de mi E, mi C sí que pinta pero es tan puntilloso que aburre, primero vino con que teníamos que preparar la superficie....?¿?¿?¿?¿ pues es chungo que te cagas, rellenar grietas, alisar los defectos un horror, luego empezamos a pintar, mi E y Yo estábamos por la labor pero cuando nos dejó solas para ver el partido nos dimos cuenta que era un coñazo tremendo, eso sí quedó monísima jajajaj

Animo y besos

Cruela on 27 de enero de 2010, 12:14 dijo...

¡BIEN! ha aceptado mi comentario

Cruela on 27 de enero de 2010, 12:15 dijo...

Y ese también

Cruela on 27 de enero de 2010, 12:15 dijo...

y el otro

Cruela on 27 de enero de 2010, 12:15 dijo...

vale lo dejo

Perla N. on 27 de enero de 2010, 13:25 dijo...

Elly de mi vida, nos has salido tikis-mikis o qué? ¿Que se nos desconcha la pintura? Pues plantamos un cuadro, hombreya.

Hemos pintado las paredes en blanco y hay unas vigas y columnas en la parte central que las vamos a pintar de gris. Con un poquito de gusto...

Y supongo que sí, que el techo también habrá que pintarlo pero es que no es sólo pintar, es mover muebles y millones de papeles y archivadores, vamos, un curro increíble. Llevan en este local más de veinte años... ¿tú sabes lo que se puede llegar a acumular en ese tiempo?

Un besazo para las dos!!

Perla N. on 27 de enero de 2010, 13:26 dijo...

María, si tengo que esperar a que mi padre y su socio se decidan a llamar a un pintor voy lista, ¿no os digo que esto hubiera seguido así otros veinte años más? Además, tenemos poco trabajo así que no creo que se quieran gastar la pasta en un profesional. Pero no nos está quedando tan mal, de verdad... Desde luego, muchísimo mejor de lo que estaba.

Perla N. on 27 de enero de 2010, 13:27 dijo...

Bet, tenías que ver las caras que ponía mi madre!! Jajajaja. Es que mi padre se ponía inaguantable... En su trabajo es buenísimo, sí, pero para esto, ufff!!!

Desde luego que nosotras somos mucho más dispuestas y mañosas, digan lo que digan.

Besosssss

Perla N. on 27 de enero de 2010, 13:28 dijo...

Cruela, yo he pintado cuatro veces en mi vida y SIEMPRE he dicho que ésa era la última. Lo odio mucho pero es que ya no podía soportar por más tiempo ver la oficina así. Van a venir a visitarnos unos colegas en febrero y me daba vergüenza que vieran la oficina en este estado.

Mi madre también se quiere poner a tapar un par de grietas que hay pero yo le he dicho que pa qué. Lo acabaremos haciendo, como si lo viera...

Un beso!!

Perla N. on 27 de enero de 2010, 13:28 dijo...

Cruuuuu, me he emocionado cuando he visto que tenía ocho comentarios!! Pero ya veo que tú has contribuido a ello, jajajaja.

Ellyllon on 27 de enero de 2010, 14:17 dijo...

jajajajajajaja

A grandes desconchones, grandes muralones, ¿no?

jajajajaajaj

Así me gusta. Mujer con decisión e ideas! Eres lo más!
¿A dónde iba yo queriéndome hacer una manitas?
Eres mi ídola! jajajajaajajaja

En fin, que sí me imagino lo que debe ser pintar una oficina.

Un besazo perlica!!
Elly

MEL on 27 de enero de 2010, 18:30 dijo...

Osea, Perlitaquerida, me dan ganas de juntar a tu padre y a mi mari y que se vayan los dos de vinos mientras vosotras pintais, también mi casa, eh?

Todavía tengo restos en la madera del suelo y pintó hace 2 años las paredes. No te quiero ni contar lo que me encontré después de haber siliconado nosequé con la pistola... chorretones pegajosos y semi-transparentes...

Perla N. on 28 de enero de 2010, 9:49 dijo...

Elly, ya sabes lo que dicen: a grandes males, grandes remedios, jajajaja. Quiero lavarle la cara a la oficina pero desde luego no me voy a matar!!

Besoooooo.

Perla N. on 28 de enero de 2010, 9:52 dijo...

Mel de mis amores, si me pones una cuadrilla de negros que me ayuden, un pintxo de tortilla y un carajillo soy toda tuya...

MEL on 28 de enero de 2010, 13:43 dijo...

Si te pongo la cuadrilla de negros pinto hasta yo!! miraqueslistalatía...

ana villanueva on 29 de enero de 2010, 15:15 dijo...

jajaja me rio con Cruela... Pero Peeer, tu padre es como el mío!!! todo el tiempo protestando y lo deja lleno de mentiras!!! y no se lo digas... Pues nada, ánimo y a por otra pasada, así lo puedes dejar otros veinte sin pintar!
por cierto, sería mucha molestia que pusieras el enlace en el face? es que sino nomenterero ;)

Besos!

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada