Frases que marcaron mi infancia

martes, 30 de noviembre de 2010

He descubierto un blog buenísimo en el que autora cuenta los consejos que le daba su madre cuando era pequeña y me he dado cuenta de que todas las madres del mundo hablan prácticamente igual. No importa de dónde sea la tuya: del norte, del sur... es lo mismo, todas utilizan los mismos consejos, las mismas amenazas y las mismas frases hechas. ¿Será un gen específico que se les activa en el paritorio?



Este blog me ha hecho recordar algunas frases que marcaron mi infancia (y la de mi hermana), ya fueran de mi madre, de mi padre o de mi abuela. Aquí las tenéis:

- Ten cuidado, que te vas a partir la crisma: esta frase de mi madre me encanta, de hecho, es que la palabra crisma me encanta. Daba igual que nos subiéramos a una silla, que hiciéramos la voltereta, que bajáramos en bici por una cuesta a toda leche... valía para todo.

- Te vamos a tener que ingresar: vale, lo reconozco, cuando era niña comía más bien poco (aunque de todo) pero tanto como para temer principio de desnutrición no era, os lo aseguro. Sin embargo, ésta era la amenaza preferida de mi madre. Yo ya me veía en el hospital, enchufada a un gotero y con ese horrible camisón abierto por detrás...

- Ay, si lo pillaran los chinitos: esta frase la utilizaba mi abuela cuando no queríamos comer más. Mi hermana y yo comíamos de lunes a viernes en su casa y nos tenía martirizadas con los pobres chinos. Nosotras veíamos en la tele a los niños de África, con sus panzas hinchadas, pero ni rastro de los chinitos en los reportajes del hambre en el mundo. Pero para mi abuela eran los que más necesitaban la comida, no me preguntéis de dónde lo sacaba. Hoy, esta frase es una coña familiar. Cuando alguien deja algo en el plato, decimos todos a una: “¡¡¡Ay, si lo pillaran los chinitos!!!”

- ¡Déjate con tu padre!: es la versión de mi abuela del “como se lo diga a tu padre”. Ella es una mujer de carácter y aguántala cuando saca el genio pero a veces no podía con nosotras. Entonces soltaba un “déjate con tu padre, déjate” y… ¡milagro! Mi hermana y yo agachábamos la cabeza y parecíamos angelitos.

- Os voy a llevar con el cojo de Cirauqui: no teníamos ni idea de quién era este señor pero sólo con nombrarlo, mi padre conseguía acojonarnos. Yo me lo imaginaba viejo, con una gabardina larga, su cojera, tan poco amigo de los niños... vamos, la versión navarra del hombre del saco. Para vuestra información os diré que Cirauqui, es un pueblo de Navarra y el Cojo parece ser que fue una paisano que luchó en las guerras carlistas (esto lo supe ya de mayor, por supuesto ). En boca de mi padre daba mucho miedo, en serio.

- Eres más mala que la peste: esta frase me la repetía mucho mi padre, tanto que llegué a creerme la reencarnación de Satán. Como os lo cuento, eh? Yo me miraba al espejo y me veía las orejas puntiagudas y todo. Vamos, convencidísima de que era la hija del demonio.

¿Y vosotras/os? ¿Tenéis frases que os hayan marcado la infancia?

22 comentarios:

Cruela on 30 de noviembre de 2010, 14:18 dijo...

jajajjjjajj
Me han encantado las frases... y las explicaciones... sé algunas por mi suegra, lo de la crisma es muy suyo...
a mi me decían... dejar de bizquear que si suenan las campanas de la iglesia de San Umberto te vas a quedar así...
No sabía dónde se encontraba ni quién era el tal Umberto pero cojones si lo decía mi abuela fijo que sería verdad...
también mi madre nos decía que el negro de los plátanos es lo que ta daba más fuerza... qué asco..

no es pocho es maduro...
eso entendí más tarde que se podía hacer extenso al genero humano en caso de querer ser políticamente correcto
Besos

Ellyllon on 30 de noviembre de 2010, 15:27 dijo...

Compartimos algunas frases (la de los chinitos por ejemplo, como que no).

Mi madre tiene frases a porrillo como: "virgen del pompillochinchín", o "me cago en el tío tren y la tía trena" y más que ahora mismo no caigo.

TEndría que recopilarlas, porque son de órdago...

Un besico
Elly

Perla N. on 30 de noviembre de 2010, 17:45 dijo...

Cruela ¿a que sí? ¿a que lo dicen tan serias que te lo tragas? Luego ya de mayor te das cuenta de lo absurdo de las frases pero ostras, es que a esa edad te lo crees todo.

Lo de lo negro del plátano es universal, jajaja!!

Perla N. on 30 de noviembre de 2010, 17:47 dijo...

Elly, jajajaja, me parto con las frases de tu madre!! Mira, puedes hacer un post recopilatorio...

Pilar on 30 de noviembre de 2010, 18:07 dijo...

¿Cómo hemos sobrevivido con la crisma en permanente riesgo? Quien sabe.
Muy divertido, en mi casa había que comer porque los negritosdelDomund tenían hambre, y ojo con opinar sobre la incongruencia.

Ellyllon on 30 de noviembre de 2010, 18:31 dijo...

Otra recopilación buena sería los palabros de nuestras madres en otros idiomas (o incluso en el propio, que la mía es muy mayor y a veces parece que habla de oidas...).

Algo así como cuando hablan de actores de la talla del Síni puatié o el ró juzson...

Besicos
Elly

mama drama on 30 de noviembre de 2010, 18:34 dijo...

QUé ilusión! todo un post para mi solita. Me sé la de los chinitos y eres más mala que la peste. Ummm no te digo que no caiga en un post. Besos

MEL on 1 de diciembre de 2010, 9:45 dijo...

Me extraña que a tu hermana le dijesen nada de eso, es una santa!!! a tí normal, te tenían que haber atado a la patalacama...

La frase que más recuerdo es... o vuelves a la hora o no sales más en tu vida, dios, me veía en plan Flores en el ático, qué angustia!

Caripichicuelgatú, muarrikikiritaun!

Anita on 1 de diciembre de 2010, 10:29 dijo...

Buenísimas!!!!!!! Algunas las compartimos, debe ser cosa de las madres y su obsesión con la crisma, la de mala también me la repitieron veces y vece jajajaja
besitos

Perla N. on 1 de diciembre de 2010, 12:33 dijo...

Pilar, ¿y yo que pensaba que lo de la crisma era exclusivo de mi madre?

Se me ha olvidado la amenaza a mi hermana de que le iban a poner tirantes porque andaba encogida. Nunca vi unos pero me los imaginaba como el peor instrumento de tortura.

Perla N. on 1 de diciembre de 2010, 12:34 dijo...

Elly, la verdad es que mi madre no es mucho de decir palabras en otros idiomas pero igual leyendo lo que dicen las vuestras se me ocurre algo. Anímate y escribe sobre ello!

Perla N. on 1 de diciembre de 2010, 12:35 dijo...

Pero bueno, Mamá Drama, ¿cómo has llegado hasta aquí? Que conste que me hace mucha ilusión recibir a la inspiradora de este post. Bienvenida!!

Ya me contarás de dónde sacan eso de los chinitos. Porque tú no eres mi prima, no? ;-P

Perla N. on 1 de diciembre de 2010, 12:36 dijo...

Mel, sí, mi hermana es santísima. Y un amor de mujer, dulce como ella sola (JA).

Menos mal que volviste a la hora. Si no, ¿qué sería ahora de mi vida?

Perla N. on 1 de diciembre de 2010, 12:37 dijo...

Anita, lo que yo digo, las madres tienen un gen que se les activa en el paritorio entre contracción y contracción. ¿Cómo pueden hablar todas igual si no?

Sandra on 1 de diciembre de 2010, 13:31 dijo...

Jajaj es que las madres estan cortadas todas por el mismo patrón.... muchas de esas frases me suenan muchiiiisimo ;)

besos,

QuietBrown on 1 de diciembre de 2010, 14:09 dijo...

Cuando escribí la novela -¡uy, no me he dado cuenta de la publicidad!- conté muchas cosas de mi madre, pensando que eran exclusivas suyas, pero luego me di cuenta de que eran universales... Todo el mundo se identifica con la hija de una madre semejante, con sus palabras y frases míticas. Entre otras, estoy preparando una entrada con curiosidades de la adolescencia e infancia y caerán algunas, pero por ejemplo mi madre utiliza mucho el verbo "lechucear" para hablar de comer guarradas y "estecear" si mi hermano y yo estábamos jugando o pegándonos -o ambas- en el sofá. Otra mítica, que sí sale en el libro, es cuando quiere decir algo y su contrario para darte a entender que ambas opciones le dan igual: "me da igual que quieras sopa o no-sopa", "qué me importa que vaya Sara o no-Sara". Le funcionaba genial...

fiorella on 1 de diciembre de 2010, 23:11 dijo...

Impresionante!! Que buena recomendación!!Me decían lo de la "crisma" y yo pensaba que sería eso,jajajajja.Un beso

Perla N. on 2 de diciembre de 2010, 12:46 dijo...

Sandra pero ¿por qué? ¿por qué todas las madres dicen lo mismo? Quiero una explicación científica. O de Iker Jiménez, me da igual ;-P

Perla N. on 2 de diciembre de 2010, 12:47 dijo...

QuietB, eso de “sopa o no-sopa” es la versión de tu madre del “sopa o sopo”, no? jajajaja.

Estoy deseando leer ese post con curiosidades, seguro que me inspira!

Ah! Te perdono la publi, por supuesto ;-P

Perla N. on 2 de diciembre de 2010, 12:48 dijo...

Fiorella, parece que lo de la crisma es más universal de lo que yo creía. Pero ahora esa palabra ya no se utiliza tanto, no?

Gracias por tus palabras en el post anterior.

Besos.

Heike on 2 de diciembre de 2010, 15:30 dijo...

"Heike, cállate un ratito, anda"

"Heike eres peor que un dolor de muelas"

"Te voy a poner el culo como un tomate"

"Eres un tordo" - (en santoñés quiere decir ingenua)

Perla N. on 9 de diciembre de 2010, 18:53 dijo...

Heike, ¿eres un tordo? Jajajaja, me encanta!!

Ahora que me acuerdo, a mí me decía mi padre: "eres más larga que un día sin pan". ¿A ti no?

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada